domingo, 21 de marzo de 2010

REENCARNACION

Reencarnación, reflexiones y pruebas.

Después de muchos años de meditación y no sé si como consecuencia de ello, me ha sido dado el poder transitar por algunos planos superiores de forma consciente (la inmensa mayoría de la humanidad también lo hace; pero de forma inconsciente o bien su cerebro no lo recuerda)...

Esto me ha servido para tener información de forma fehaciente (al menos para mí) de mis tres últimas encarnaciones.

En la vida anterior fui un Maestro revolucionario, fundador de la Escuela Moderna (Francisco Ferrer Guardia, cuya fotografía ilustra mi perfil) fui también maestro Masón de cierto elevado grado. Tuve consciencia de mi iniciación como masón y de todo el ritual, de tal forma que por caUsalidad reconocí mi mandil entre los expuestos en la logia de Barcelona (había como más de 30 mandiles expuestos...). Aparte de eso, hay otros hechos que confirman esta hipótesis, como la fecha de su fusilamiento y la de mi nacimiento (se dice que renacemos con el mismo signo astrológico del momento en que morimos.)

Me era difícil la idea de aceptar el tema de la reencarnación, pues no quería caer en engaños astrales; pero prosiguiendo con mi investigación acerca de mi posible reencarnación anterior.

He hecho una sinastria entre la carta natal de Francisco Ferrer i Guardia (nacido en Alella 14.01.1859, hora desconocida, por lo que aplico como hipótesis el mediodía o las 12 horas.). El fue fusilado bajo el signo de libra en el Castillo de Montjuic.

Mi carta astral, nacido el 23.09.1941, a las 16,45, hora oficial.

Encuentro las siguientes concordancias: Nací bajo el signo en el que él murió...

Mi Urano y mi Saturno están conjuntos a su Urano (partil)

Mi Kirón esta conjunto a su Saturno (su regente) (partil)

Mi Luna opuesta a su Plutón (casi partil)

Mi Lilith conjunta su Luna (partil)

Mi Sol cuadra a su Mercurio (partil)

Mi Sol trígono a su Urano (partil)

Mi Luna trígono su nodo norte (casi partil)

Mi Mercurio cuadra su Sol (partil)

Nuestros regentes (Venus - Saturno) están en cuadratura (partil)

Mi Marte cuadra su Sol y a su Lilith

Mi Júpiter cuadra a su Neptuno (casi partil)

Nuestros Plutones están en cuadratura (partil)

Mi nodo norte opuesto a su Neptuno (partil)

(La posición de partil se aplica cuando la distancia entre dos posiciones es inferior a 1 grado)

Aparte de estas coincidencias, hay otros planetas que tienen posiciones casi partiles entre sí.

No sé si mis sospechas se pueden ratificar con estas apreciaciones astrológicas.

Son curiosas también otras coincidencias, pues él hablaba los mismos idiomas que hablo yo, incluso el árabe que él escribía es muy parecido al que yo también escribía cuando lo estudiaba.

En la vida anterior a esa, fui monje budista, guardia de unas reliquias del Buda.... (allá descanse de las tremendas heridas e impresiones por los tormentos infligidos por la "santa inquisición” –bueno, la verdad es que no tuvo nada de santa-). He reconocido en esa vida, a la que de alguna manera fue compañera del monasterio por varias pruebas oníricas no trasmisibles de forma empírica. Sólo que cuando la vi por primera vez en esta vida, mi columna vertebral sufrió una sacudida eléctrica bien fuerte.

Durante muchos meses me pregunté cual era la ligazón que tenía con aquella compañera hasta que durante un sueño vi la escena en que ella me inició en la técnica de meditación. Ambos íbamos vestidos con una túnica de color azafrán, estábamos dentro de una especie de tienda con paredes translúcidas. Yo estaba tendido en una especie de camilla y ella de pie estaba recitando unos mantras.

Finalizado el sueño, una voz dijo alto y claro en mi mente su nombre: “es Paquita”. Curiosamente la mente se entrometió y negó tal evidencia. Cosa que parece ser la norma “la mente es la matadora de los real” (Mme. Blavatsky).

En la vida anterior no sé exactamente quien fui; pero durante unos cuantos años tuve la pesadilla del tormento que me causaron los inquisidores. Tenía esa misma pesadilla como cuatro veces al año, durante los primeros 35 años de vida, hasta que un buen día, estando de vacaciones en la isla de Ibiza reconocí el lugar en donde fui torturado. Me gusta visitar los museos de arqueología, antropología, etnología y allí vi que en el patio del museo había tres ventanucos pequeños, estaban a ras del suelo y allí cerca había una puerta de hierro muy oxidada.

Le pregunté al guardián si se podía visitar el lugar aquello; pero él se negó pues el lugar amenazaba con derrumbarse, ya que estaba lleno de cascotes. Entonces le pregunté si esas escaleras desembocaban en una sala

rectangular que tenía un pasillo a la izquierda y con tres habitaciones en el lado izquierdo y que terminaba en una placita con un árbol en el centro y una puerta de salida al exterior.

El guarda se sorprendió por mi relato y tomando un mazo de viejas llaves, me acompañó para visitar el lugar. Con dificultad abrió la oxidada puerta y a continuación giró la manecilla del interruptor de la luz. Empezamos a descender las escaleras. Allá se me pusieron todos los pelos de punta. Proseguimos hasta abajo. Allí habían construido dos nichos (me pregunto si uno fue usado para depositar los restos de mi cuerpo). Y tal como soñaba, a la izquierda había un pasillo; pero no pudimos proseguir, pues estaba lleno de cascotes de la obra. El caso es que desde entonces no he vuelto a tener esas pesadillas. Freud tenía razón, una vez descubierto el origen del trauma, éste desaparece.

Siempre me he preguntado la razón por la cual fui torturado a muerte por los inquisidores… creo que se podría resumir en que mis ideas eran similares a las de Martin Lutero.

Ahora, cabria preguntarse ¿Que es lo que se reencarna? ...

Creo que es el alma, la que vida tras vida toma cuerpos diferentes (pudiendo variar incluso de sexo), que contengan algunos condicionantes precisos para aprender una determinada lección... tales como herencia genética, condicionantes astrológicos, raza, religión, etc.

A nivel del alma, todos somos una unidad, que de forma precisa retoma sus cuerpos cíclicamente para aprender lecciones grupales y esporádicamente lecciones individuales, hasta alcanzar el grado de Cristos o liberados de las ataduras de la esfera tridimensional física que tanto conocemos...

En los miles de vidas que llevamos a nuestras espaldas, ya hemos pasado por las diferentes fases de mineral, vegetal, animal... ahora tenemos ante nosotros la más alta etapa de experiencia en el reino humano. Ya nunca pasaremos a etapas atrasadas... (solo hay una excepción... es la del mago negro, que de forma consciente se apega al plano material, pues

ese tendrá que renunciar al alma y volver a empezar de nuevo todo el camino evolutivo desde el reino mineral).

José Manuel me hace recordar el tema del descanso entre reencarnaciones. Yo pienso que es de unos 500 años, como otros han dicho; pero cuando descubrieron un pequeño planeta, más allá de la órbita de plutón y que yo denominé Devechán, que emplea unos 560 años en dar la vuelta completa a su órbita, pensé: que además de contar finalmente con el planeta que faltaba para la completa interpretación astrológica- los 9 hasta Plutón, más el Devachán, el sol y la luna.-  también se acababa con el enigma de este espacio obligado entre reencarnaciones, unos 560 años, dentro del cual el alma debería de optar por tomar una nueva experiencia en el planeta y seguir evolucionando. Sería interesante que algún astrólogo, con un potente ordenador, estableciera las posiciones del deceso de alguien y cómo serían esas posiciones al cabo de una órbita del planeta Devachán... seguramente que nos llevaríamos alguna sorpresa, pues las posiciones partiles que habrían, serían seguramente muchas.
Espero haber aportado un poco más de luz en este tema y también tus comentarios. Gracias

6 comentarios:

juan dijo...

Ralmente muy instructivo, gracias Xavier por tus aportaciones, estas haciendo un trabajo muy importante.
Un abrazo,

Elena dijo...

Ya lo creo que sirve de ayuda léerte, además lo explicas tan bien que todo se entiende perfectamente. Gracias.
Un beso.

José Manuel Navarro dijo...

Hola Xavier,
Muy interesante el artículo de la reencarnación y te agradezco que compartas tus experiencias personales a los demás. No sé, desconozco muchas cosas todavía acerca de la reencarnación. Por lo que tengo entendido, “los periodos de descanso”, son bastante largos (creo que entre 700 y 1200 años, según el tiempo que se esté en el mundo causal o devachán). Aunque (creo que tengo entendido) que hay almas que pueden renunciar al descanso causal para reencarnar más rápidamente y poder ayudar y servir a la humanidad ¿Es así?

Saludos

Xavier Pen dijo...

Hola José Juan. El periodo de descanso entre encarnaciones depende de muchas variables. La principal es el nivel evolutivo del alma. El otro es la disponibilidad de cuerpos adecuados a la vibración del alma que desea reencarnar. Las posiciones planetarias que pueden condicionar las lecciones que habríamos de aprender. La posición de los padres con los que habríamos de acordar el tipo de vida que necesitamos, etc.
Se dice que el periodo de tiempo necesario para que las condiciones de vida cambien lo suficiente es de unos 500 años; pero cuando hace unos dos años descubrieron el último planeta trasplutoniano, que afirmaron tardaba unos 560 años en dar la orbita completa y que yo traté de bautizar con el nombre de Devachán. Pensé que ese sería el punto máximo de inflexión en el que el alma se vería obligada a reencarnar.
Sería interesante que algún astrólogo, con un potente ordenador, hiciera el cálculo de las posiciones planetarias entre el momento del deceso y la siguiente posición de ese planeta Devachábn. Jupiter habría empleado 47 órbitas. Saturno habría dado 19 órbitas, Plutón 22.

Olga dijo...

XAVIER, personalmente, aparte de "atisbos de recuerdos" o de "reconocimientos personales" lo que creo tener a veces son recuerdos del período de descanso o devachan ¿crees que es así? ¿a alguien le sucede?. Gracias. Olga.

Xavier Pen dijo...

Hola Olga, tus comentarios son siempre interesantes o sorprendentes... recordar el devachan... el estado de limpieza de cuerpos entre encarnaciones...? Eso parece como añadir un estado de conciencia sobre otro... cuando menos es para meditarlo...
besitos de xavier